jueves, 23 de mayo de 2013

El desaparecido “Hotel de Roma” y el traslado de su fachada a la Plaza del Marqués de Salamanca


A cualquiera que se pasee por la Plaza del Marqués de Salamanca le llamará la atención la fachada correspondiente al edificio del número 2 por su aire neoclásico, “afrancesado”,  y con aspecto de palacete pero muy distinto a los que estaban situados en el Paseo de la Castellana.

elpaisajedemadrid_Marques de Salamanca 1
Figura 1: Edificio de Plaza de Marqués de Salamanca, 2

¡De dónde procedía esta fachada tan singular¡

El solar del antiguo número 23, de la calle Caballero de Gracia,  esquina a las calles del Clavel y de la Virgen de los Peligros, estaba ocupado por el primitivo “Hotel de Roma”. Tenía un patio delantero y la composición de su fachada era la típica de este tipo de edificios: zócalo de granito, grandes huecos verticales, pilastras clásicas y un remate superior a base de esculturas, tenía el aire de hotels nobiliarios del XVIII de París.

elpaisajedemadrid_marques de salamanca 2
Figura 2: Fachada del “Hotel de Roma”

Anteriormente, dicho solar estuvo ocupado por un mercado cubierto, diseñado por los arquitectos Aníbal Álvarez y Narciso Pascual y Colomer que fracasó y, posteriormente, se construyó el antiguo palacio de Anglada que se había diseñado a la “francesa” que dio lugar al citado “Hotel de Roma”.


Cuando se empezaron a demoler los edificios para abrir la Gran Vía, en 1910,  se pensó en conservar dicho edificio, para ello se debía reconstruir la fachada que diera a la nueva “Avenida del Conde Peñalver” que era el primer tramo de la Gran Vía pero, más tarde, se trasladó a un edificio construido en la acera de enfrente.

Esta idea no cuajó y, finalmente, se demolió el edificio.  Hubo que esperar algunos años para que en esa esquina se recuperara el uso hotelero (1915); los dueños del “Hotel de Roma”, Yotti y Cia edificaron un nuevo hotel que se puede considerar como el precedente del actual “Hotel de las Letras”.

Antes de la demolición del “Hotel de Roma” se produjeron una serie de acontecimientos curiosos, mezcla de hechos reales y leyendas. Entre éstas hay una curiosa historia en la que se cuenta que la dueña del Hotel era Doña María Diega Desmaissières y Sevillano, Duquesa de Sevillano y Condesa de la Vega del Pozo, que se llevó un gran disgusto cuando se produjo la mencionada demolición y abandonó Madrid para no volver, muriendo en Burdeos en 1916.

Pedro de Répide, comenta que la Condesa se negó a vivir en cualquier otro edificio de Madrid, marchándose a Francia. De todas maneras la narración tiene ese aire romántico y poco verosímil, ya que el “Hotel” era comercial y, no particular, por otra parte al final de la misma calle, cerca de la iglesia de San José, la Duquesa poseía un magnífico palacio que podía haber aprovechado como residencia.      

En el diario ABC, en mayo de 1914, se anunciaba la venta de la fachada del “Hotel de Roma”; sin duda se trata de un tema curioso: recuperación de una arquitectura muy singular. El comprador fue el Vizconde de Escoriaza para la edificación de su casa en el barrio de Salamanca.

elpaisajedemadrid_marques de salamanca 3
Figura 3: Anuncio del derribo del “Hotel de Roma”


¿Quién era este hombre? Era un prohombre de Zaragoza, gran empresario, valiente y con dinero. Estaba muy relacionado con las obras que estaban realizando en la Gran Vía. El arquitecto fue Enrique Pfitz López. 1918 (fecha del proyecto)  y 1919-1922 (fechas de las obras).

elpaisajedemadrid_marques de salamanca 4
Figura 4: Planta del edificio 

Se trata de un edificio que tiene cinco niveles: una planta baja que acoge un semisótano, las otras plantas de distintas alturas,  el tratamiento de los huecos es diferente en cada una de ellas. El solar tiene un gran fondo que deja libre un amplio espacio ajardinado.

La mencionada fachada trasladada, se adaptó al nuevo edificio: el patio original delantero se pierde ya que hubo que seguir la alineación de la acera, las fachadas laterales  del mismo se pasaron al jardín trasero. Se modificaron los tejados, con acabado en pizarra y con un cierto aire a la “francesa”, incorporándose un escudo nobiliario flanqueado por angelotes, en su zona central, del alero superior. Asimismo, se reaprovechó parte de rejería en los balcones de las primeras plantas.

Hemos respondido a la pregunta que nos hemos hecho al principio: estamos ante un caso muy singular de traslado de fachada, magnífico ejemplo de reciclaje de materiales y sobre todo dio respuesta al “capricho” del propietario.   

elpaisajedemadrid_marques de salamanca 5
Figura 5: Detalle de la fachada

Fuentes de Información:
DE RÉPIDE, PEDRO. Las Calles de Madrid. Afrodisio Aguado S.A. Madrid
Bases de Datos del Servicio Histórico del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, (Plano Gm-A1)
“Monumenta Madrid”. Patrimonio Histórico Edificado. Viviendas para el Conde de Artaza (Ref: 02352)
Revista Madrid Histórico. Nº 26/03-04/2010. Las bajas de la Gran Vía. Texto: Miguel Hervás.



Fuente de información de las imágenes
Figuras 1 y 5: Fotos del autor
Figura 2. http://granvia.memoria de Madrid. 100 años Gran Vía Madrid. Edificios desaparecidos
Figura 3. Revista Madrid Histórico. Nº 26/03-04/2010
Figura 4. Bases de Datos del Servicio Histórico del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, (Plano Gm-A1)

1 comentario:

  1. Muy interesante y excelentemente documentado. Sabía del traslado de la fachada de una calle a la otra, pero desconocía los detalles. La lectura del post ha sido un placer. Gracias.

    ResponderEliminar